. EL EFECTO PELÁEZ EN LA ONCENA AZULCREMA - Los Expulsados

"Tu afición es nuestra pasión".

EL EFECTO PELÁEZ EN LA ONCENA AZULCREMA

en Director Técnico/Liga MX/Vamos América por
Banner

El final de la temporada está en puerta y los Azulcremas acaricia los puestos de honor en la tabla general. Tras las combinaciones de resultados, los azulcremas llegaban a su penúltimo encuentro con la oportunidad de subir al tercer puesto. Habiendo mantenido su arco imbatido como local a lo largo de esta campaña, los de La Volpe partían como favoritos.

Atlas asaltó la capital ante América, internet.

Tras una inestable campaña, las águilas no tienen más que presumir que su casi perfecta localía. Así lo ha hecho el bigotón y se ha aferrado a ese invicto a lo largo de temporada y media. Pero en turno había un viejo conocido del técnico Argentino, los zorros del Atlas qué con él fueron gran equipo.

Azulcremas a sufrir

Pasaron solamente tres minutos para que Atlas se fuera al frente con un remate de Leiton tras un córner. La marcación por demás deficiente refrenda que los equipos de La Volpe sufren a pelota parada… y sufrirán. Le cruzaron por completo el balón a Marchesín quien fue un espectador más del gol pues no tenía oportunidad alguna.

América tuvo un discreto intento por recuperarse sin complicar mucho al arquero Fraga. Pero el profe Cruz tenía reservada para La Volpe una cucharada de su propia medicina. Al 15 “el Macue” comandaba un contragolpe desparramando a Mares y a Guerrero para luego pasar a Alustiza. El chavo – de apodo – fintó hacia el centro para quitarse al chavo Álvarez y rematar pegado al poste derecho. Era una pesada loza a la espalda de unas Águilas que poco saben de anotar goles o venir de atrás.

A partir de ese momento los rojinegros pusieron paños fríos al encuentro y el primer tiempo no dio para más. El inicio del segundo tiempo fue por la misma tónica, se esperaba que América se acercara a la portería rival. Pero fueron los zorros quienes preocuparon a Marchesín en dos ocasiones con tiros al arco. Los de Coapa no encontraban la forma de descontar hasta que en una mala salida de Fraga parecía que Oribe lo lograba pero el balón se iba a penas desviado.

Un minuto después avisaba nuevamente el conjunto americanista cuando Arroyo le pegaba un fierrazo que estremecía el poste atlista. América se había tardado tres cuartos de partido en despertar pero empezaba a tomar forma al ataque.

Lainez respondiendo al equipo

Tras varios cuestionamientos de si estaba para ser titular o no, Lainez inició en la banca. Tras seis encuentros iniciando, La Volpe decidió prescindir del que parecía ser uno de los que mejor lo venían haciendo. Por fin ingresó al 60’ por un casi inédito Romero y, desde ese momento, preocupó a la zaga Atlista. Primero por banda derecha y después cambiándose por izquierda, desbordó una y otra vez para mandar pases retrasados y centros. En una de esas jugadas se generó el córner que él mismo cobraría y que terminaría con marcación de penal.

El cepillo, siempre el cepillo

Oribe Peralta fue el mas activo ante Atlas, internet.

Al 87’ Robles daría esperanza al América tras detener un disparo con el antebrazo y Oribe Peralta no desaprovecharía. Desde los once pasos engañó a Fraga y marcó el gol del descuento y su octavo en este torneo. A pesar de la poca producción ofensiva de los azulcremas, Peralta se encuentra empatado como líder de goleo con otros 4 jugadores.

Para América era esperanza pura y para los Zorros otra vez ese sello de cerrar el juego “a lo Atlas”. Pero para ello se necesitan dos, unos rojinegros que cedan y un rival que los apriete. América no fue ese rival y no se acercó ni una vez más al arco de Fraga. En una noche se esfumó el invicto en casa para las Águilas, el de La Volpe como técnico local – incluidos América y selección mexicana – en el Azteca, el arco inmaculado de Marchesín en el coloso de Santa Úrsula y el boleto anticipado a liguilla.

La mirada de @zonademacho

La Volpe por fin perdió el invicto en el Azteca, internet.

Cuestionado desde su llegada al nido, con un futbol que no agrada, quedándose a la orilla de los títulos, Ricardo Antonio había defendido su gestión con un argumento muy endeble: el invicto como local. Había perdido contra Chivas en la semifinal de Copa pero se escudaba en que el resultado oficial era de empate. Y posiblemente tenía razón aunque para efectos prácticos perdió el pase a la final, el tema es que él seguía invicto.

Pensando en liguilla, el panorama de ganar como locales, así fuera por la mínima, no era del todo desalentador. No son pocos los equipos defensivos – aunque algunos les llamen “equilibrados” – que han logrado avanzar hasta el campeonato. A pesar del desagradable juego desplegado por los azulcremas, los puntos se estaban obteniendo con triunfos pírricos. Pero Atlas quitó el naipe de la base y toda la casa se vino abajo.

“El bigotón” ha quedado sin argumentos en su defensa y en este equipo clasificar a liguilla no salva a nadie. De poco servirá entrar a la fiesta, ni siquiera refrendar el segundo puesto… ni hablar de quedar fuera ante Pachuca. El campeonato y sólo eso será el bálsamo que cambie la etiqueta de “desastrosa” a esta etapa en el nido. Ricardo Antonio lo sabe y en sus declaraciones y twits lo deja muy de manifiesto.

Distracciones adicionales

El efecto Ricardo Peláez se hizo presente en el Azteca, internet.

Por si el sistema de juego, ausencias, la crisis financiera y otros temas no bastaran, la directiva levantó la mano. Tras filtrarse la noticia de que Ricardo Peláez había presentado su renuncia, las alarmas en la nación americanista se encendieron. Pero el propio Peláez las acallaba diciendo que se trataba de un tema de descanso y no por problemas internos. Más aún, el entonces aún directivo mencionaba que se quería ir como Campeón y que era el equipo lo respaldaba.

Te puede interesar: Los 10 claroscuros de Peláez

En una de esas maniobras de los altos mandos Americanistas (que a veces parecen antiamericanistas), Yon de Luisa lo cesaba. A mi me pueden decir lo que quieran, que fue el propio Ricardo quien anticipó su salida… Si Peláez dijo que se quería ir campeón, y escuchando el discurso de De Luisa, nadie se lo cree. Uno de esos berrinches de ego y poder que sólo el América sabe hacer tuvo lugar nuevamente.

Con la pésima campaña del equipo, lo más prudente era cerrar filas, pero eso no responde a intereses personales. Era mejor darle una patada en el trasero a uno de los dirigentes más exitosos en la historia del Club. ¡Total! La afición no importa, lo importante es demostrar quién manda en Coapa.

Si el título ya se veía difícil, con la derrota y la abrupta salida de Peláez, hoy parece imposible. Pero como aficionado Águila no queda más que seguir soñando pues este Club ha salido airoso de peores momentos.

 

Luis Alberto
Banner

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Novedades de Director Técnico

LA CARTA DEL CORAZÓN

Por Los Expulsados @losexpulsados Cuando sientes que el rival es mas poderoso
Ir Arriba