. El bien y el mal de los sindicatos de futbolistas - Los Expulsados

"Tu afición es nuestra pasión".

El bien y el mal de los sindicatos de futbolistas

en Internacional/Mas allá de la patada/Pido Mano por
Banner

En el mundo del fútbol están involucrados varios actores, los cuales hacen que funcione este grandioso deporte. Son los clubes, los patrocinadores y los futbolistas, quizá los principales. Sin embargo, aquellos que juegan dentro del rectángulo verde son los menos beneficiados.

Los malos tratos, la falta de pago, incumplimiento de contratos, o los sueldos bajos, son las causas que ponen en desventaja a los futbolistas. Es por ello que en la historia del fútbol, algunos han luchado por el respeto a sus derechos no como jugadores, sino como trabajadores, a través de sindicatos. No obstante, la representatividad mediante éstos, a veces es frágil porque han sido corrompidos.

Vayámonos a la Argentina

Tal es el caso argentino, con los Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA). Sindicato que nació el 2 de noviembre de 1944 cuando varios jugadores se organizaron para pelear contra una serie de situaciones injustas que padecían los futbolistas.

El inicio no fue fácil, ya que no se le daba el reconocimiento como entidad gremial. Al futbolista no se le consideraba como trabajador y no existía una homologación con el Convenio Colectivo de Trabajo. Fue en el año de 1973 donde dio un fuerte golpe en la mesa, al obtener para los jugadores el Estatuto del Jugador de Fútbol Profesional. Y asi cualquier relación laboral entre un club con algún futbolista, sería regida con la Ley del Trabajo.

Todo bien pero…

Tal parecía que la creación de dicho sindicato traería un bien para el futbolista y el fútbol argentino. Hasta que se vio envuelto en un escándalo en 2017, en donde Sergio Marchi, secretario general de FAA, fue procesado sin prisión preventiva y embargado por la justicia, acusado de desvío de fondos.

 

Te puede interesar: FIN DEL MITO: ¿Por qué Nadie le vende a Chivas en la liga MX?

 

España y sus problemas

En España, se tiene a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), quienes vieron la luz en 1978. Uno de los logros importantes fue el Real Decreto 1006/85  del  27 de junio, el cual regularía las relaciones laborales entre los futbolistas y la LNFP. Dicho acontecimiento sentó las bases para las ulteriores negociaciones de los diferentes convenios colectivos.

El problema de dicho sindicato fue que se mantuvo como monopolio durante casi cuatro décadas después de su fundación. No obstante, hace no mucho surgió “Futbolistas On”, sindicato que no fue bien recibido por AFE.  En las recientes elecciones sindicales, se acusa a AFE de obtener de manera ilegal datos de futbolistas. Todo con el fin de intimidarlos y lograr así, obtener votos a favor del sindicato fundado en la década de los setenta. Dicho acontecimiento, ocasionó que arrasaran en las elecciones, provocando que “Futbolistas On”, no lograra el 5% necesario para tener representatividad.

México no se queda atrás.

El caso de México, quizá ha sido uno de los más escandalosos. El primer intento se dio con el polémico Carlos Albert, quien fundó la Asociación Sindical de Futbolistas, en el año de 1971. Fueron alrededor de 300 futbolistas que respaldaron al sindicato, hecho que disgustó a los directivos. Los cuales comenzaron con despidos injustificados de jugadores. Muchos se fueron a huelga, pero la intimidación, las amenazas y la presión por parte de los directivos, hicieron que los jugadores dejaran la lucha. Y por ende, el sindicato desapareciera.

En la década de los noventa, surgiría la Asociación de Futbolistas Profesionales A.C.  Dicho sindicato fue fundado por Javier Aguirre y Alfredo Tena, quienes en un principio tenían el respaldo de personajes como Ricardo Ferretti, Memo Vázquez, Sergio Arias, entre otros. Sin embargo, pese a ser constituido por 24 jugadores, el proyecto no siguió debido a que se pretendía cobrar cuotas para la creación de fondos de retiros, o para la contratación de seguros de gastos médicos, hecho que no les pareció a algunos miembros. Aunado a ello, la falta de interés de otros jugadores para apoyar al sindicato, siempre estuvo latente.

Te recomendamos: El próximo once de la Selección Mexicana 

 El proximo once de la seleccion Mexicana

Otro caso más

Otro caso fue el de los Futbolistas Agremiados de México (FAM). Dicha asociación obtuvo su registro en el año de 2004, después de haber luchado por él en varias ocasiones. Esta vez, José María Huerta Carrasco, sería el encargado de velar por los intereses de los futbolistas en México. Pero la apatía por parte de otros jugadores de Primera División, Primera A, así como los de la Segunda y Tercera División, llevó a la disolución del sindicato. Pese a tener 685 miembros, siempre hubo nula respuesta por parte de éstos, lo cual llevó a la desaparición del FAM en 2007.

Justo a la par de la FAM, se creó la Comisión del Jugador, sin embargo dicho proyecto no goza de independencia ni autonomía. Dicha Comisión pertenecia a la Federación Mexicana de Fútbol, institución que ha formado parte de la violación de los derechos labores de jugadores en México.

El pilón

Por último, el último intento de sindicatos de futbolistas en México, ha sido el de la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMFpro). Aunque la asociación sigue vigente, y ha estado gestionando la lucha por los derechos de los futbolistas en nuestro país. Sus inicios se vieron opacados por el caso de lavado de dinero, en donde estuvo involucrado Rafael Márquez.

El otrora capitán de la Selección Mexicana, supuestamente ya no tiene ningún vínculo con AMFpro. No obstante, fue quien encaminó el sindicato. Ahora está a cargo Álvaro Ortiz, y respaldado por Jesús Corona, Javier Hernández, Héctor Moreno, Christian Giménez, Oribe Peralta, Guillermo Ochoa, entre otros. De seguir adelante, AMFpro tiene mucha tarea por resolver.

Conclusión

La creación de los sindicatos para beneficio de los jugadores, sin duda son una gran noticia para quienes son los actores principales dentro del balompié. Sin embargo éstos pierden credibilidad por los escándalos en los que se ven envueltos, así como la falta de interés por parte de sus miembros.

Se dice que FIFpro, el sindicato internacional de jugadores profesionales de fútbol, es el más respetable. Sin embargo, el representar a 40 asociaciones nacionales, y a alrededor de 38 mil miembros, debe ser una tarea difícil. Es por ello que se necesitan de más asociaciones locales que ayuden a proteger los derechos e intereses de los futbolistas y no de los que intentan monopolizar, no de los que promuevan la apatía, no de los que velen por sus propios intereses.

Todo, por el bien de fútbol.

 

Mario Cruz
Banner

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Novedades de Internacional

Ir Arriba