. Golpes en la cabeza. Un protocolo fallido - Los Expulsados

"Tu afición es nuestra pasión".

Golpes en la cabeza. Un protocolo fallido

en Liga MX por
Banner

Por: Mario Cruz López.

¿Quién es responsable del protocolo?

La penúltima fase de la Liga MX nos ha dado como finalistas a los dos mejores equipos de la temporada regular. El primer y el segundo lugar de la tabla general se ven las caras en la final del fútbol mexicano. Sin embargo, también nos dio un motivo para repensar quiénes son responsables en caso de un accidente durante un encuentro. Para ser más precisos, cuestionar a quién se responsabiliza por el protocolo que se debe llevar, cuando un jugador requiere de una atención médica urgente, producto de un golpe en la cabeza.

El nuevo episodio

Fue en el partido de vuelta de la semifinal entre Tigres y Monterrey, en donde quizá pudo pasar desapercibida la capacidad de reacción para atender al jugador afectado, más no un golpe. En el minuto 42 de dicho encuentro, Guido Pizarro conectó un fuerte cabezazo no solo al balón, que terminó dentro de la portería, sino también a la cabeza de uno de los defensores de Rayados. Tras el fuerte impacto, El Conde cayó al césped de manera aparatosa. Sin siquiera haber notado que el balón había entrado a la portería. Algunos de sus compañeros dejaron de lado el festejo, para asistir a su compañero caído. Al parecer vislumbraron algo grave.

La ineficacia del protocolo existente

Cuasi un minuto después del impacto, el jugador de Tigres ya era atendido por los médicos del Club. Al minuto 44, Guido estaba saliendo por su propio pie de la cancha, para posteriormente regresar a ésta, tras una rauda valoración por parte del cuerpo médico de los Universitarios. El árbitro del encuentro decidió agregar cuatro minutos a la primera parte. Durante ese lapso, se notaba a Pizarro afectado por el golpe. El primer tiempo culminó, aún con el jugador en la cancha.

Te interesa: “6 Mediocampistas mexicanos forjados con el acero en la Liga Mx”

Pudo ser demasiado tarde

Después de los 15 minutos de descanso, Ricardo Ferretti decidió sustituir al mediocampista golpeado, por el colombiano Francisco Meza. Al parecer, en ese lapso fue valorado de nueva cuenta el jugador de Tigres. Pizarro salió directo a la banca. Hasta que un minuto después de haber iniciado la segunda parte del encuentro, las cámaras encuadraban al otrora jugador del Sevilla, saliendo de la cancha, al parecer, con dirección a un hospital.

Tras recibir un fuerte impacto en la cabeza, tuvieron que pasar más de veinte minutos para que el cuerpo médico de Tigres, decidiera llevar al jugador a un hospital para una nueva valoración. Y atender un golpe que pudo ser de mayor gravedad.

¿Qué se debe de hacer?

Ante ello, ¿qué protocolo se debió realizar? Según la FIFA Medical Network, el principal objetivo de la evaluación inicial sobre el terreno de juego de un deportista que ha sufrido un traumatismo craneal durante un entrenamiento o un partido, es examinar al jugador para detectar una posible conmoción cerebral o alguna lesión más grave de la columna cervical. Una vez que se ha hecho esto, si la evaluación sugiere que el jugador ha sufrido una conmoción, se le deberá tratar según las directrices del Grupo de Conmociones en el Deporte.

Tales directrices recomiendan que el jugador debe ser retirado del terreno de juego. No debe reincorporarse a éste, cuando se sospeche de una conmoción cerebral. En este caso, Guido tuvo una, pero no se le aplicó el protocolo.

Primero el negocio

Los primeros responsables, son quienes forman parte del cuerpo médico de Tigres. Si bien, realizaron una valoración, ésta no fue eficiente. Ya que tras la conmoción cerebral de Guido Pizarro, le permitieron a éste jugar los últimos minutos de la primera parte. Aunado a ello, decidieron llevar al jugador a un hospital, a casi 25 minutos después del suceso. Se puso en riesgo la integridad de un jugador.

El futbolista también es responsable. Si bien, el cuerpo médico pudo emitir una recomendación al jugador, para ya no seguir en el partido, Guido pudo evitar seguir en el encuentro tras el golpe. Sin embargo, las ganas de jugar frente al acérrimo rival, el haberles anotado un gol, y la posibilidad de pasar a la final del fútbol mexicano, pudieron cegar al mediocampista. Rechazando cualquier recomendación, para reingresar a toda costa al terreno de juego. El jugador se puso en riesgo.

Una norma sin sanción = no efectiva

Las autoridades como la FIFA, y la polémica Liga MX, también son responsables. El no regularizar los protocolos que se deben llevar a cabo ante las conmociones cerebrales y demás accidentes, y el no sancionar a los equipos de fútbol que no cumplan con un protocolo, permite que se den casos como el de Guido Pizarro. Las autoridades, ante la falta de interés por atender dichos problemas, ponen en riesgo la integridad de los jugadores.

Hay que recordar que una conmoción cerebral, si no es bien atendida, puede perjudicar en un futuro a un jugador. Si bien, lo que importa es el fútbol como espectáculo, también deben importar los actores. No se debe permitir más un protocolo mal aplicado, ya que se pone en riesgo a un jugador.

Te interesa: “El 11 ideal de futbolistas libres para fichar”

Si usted piensa que un golpe en la cabeza no es de gravedad, no olvide el reciente caso del otrora centrocampista del Hull City, Ryan Mason. Quien sufrió una fractura de cráneo provocado por un choque de cabezas, contra el defensa del Chelsea, Gary Cahill. El centrocampista tuvo que ver el retiro a sus 26 años de edad. O simplemente lea el estudio de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, sobre la prevención de las conmociones cerebrales, realizado por el Dr. Mario Isidoro Ortiz Ramírez.

Sin duda, es momento de tomar medidas. Todo sea, por el bien del fútbol.

 

Roberto Guzmán
Banner

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Novedades de Liga MX

Ir Arriba