. Messi y la cuestión argentina - Los Expulsados

"Tu afición es nuestra pasión".

Messi y la cuestión argentina

en Internacional por
Banner

Lionel Andrés Messi Cuccittini, sin duda uno de los mejores futbolistas de la historia de este deporte. Algunos lo consideran como el número uno. La novela del argentino y su relación con su selección es digna análisis. ¿Por qué no termina por conseguir algo importante con la albiceleste?

Un genio incomprendido.

Messi es, en el mejor de los casos, un genio incomprendido cuando se pone la casaca albiceleste. Su calidad y mote del mejor jugador del mundo no está en duda. Sin embargo, parece que debemos de acotar la oración a: el mejor jugador del mundo en competiciones de clubes. Si analizamos exclusivamente sus partidos a nivel selección, difícilmente mantendría esa distinción.

Diversas son las causas que provocan la baja en su rendimiento con su representativo nacional. En distintas ocasiones se culpaba al entrenador en turno, argumentando que se desperdiciaba tácticamente al jugador. Pues bien, han pasado 9 técnicos durante la estadía del astro en la selección, de distintos estilos, sabores y colores. La lógica nos asiste cuando decimos que, de acuerdo a la evidencia, la cuestión del entrenador, no es el factor que determina su nivel de juego.

Fallas del sistema

Otras tantas opiniones concuerdan que es el sistema de juego y la función de Lio en él. En otras palabras, que Argentina no es el Barcelona. ¡Pues vaya que no lo es! Ningún equipo es igual a otro, por razones obvias, desde que son distintos jugadores, estilos, objetivos, etc. La comparación no es justa, ni fructífera en términos de análisis del comportamiento del jugador.

En consecuencia, también se han aventurado a decir que el problema reside en sus compañeros de equipo. Sin perder de vista que el fútbol es un juego de conjunto, lo real es que la cosa tampoco va por ahí. Messi es, probablemente, el único jugador en la actualidad que si su selección gana es gracias a él, y si pierde, también se lo deben a él. Otros comentan: gana a pesar de sus pésimos compañeros, y pierde porque nadie le ayuda en el juego.

Amigos o enemigos.

De acuerdo a eso, podríamos decir entonces que el selectivo argentino está repleto de jugadores de medio pelo hacía abajo. Y claro que no es así. El blaugrana ha compartido cancha con tipos de la talla de Mascherano, Riquelme, Higuaín, Heinze, Tévez, Agüero, Milito, entre otros. Es decir, argentinos de clase mundial, jugando en equipos de la élite del fútbol. Entonces, una vez más, el asunto no va por ahí.

Te interesa: “El nuevo despido de 4 narradores históricos de Televisa”

Carga compartida.

Los “pretextos” se acaban y aun no logramos entender el porqué de la novela triste entre Lionel y su querida amante albiceleste. Otra corriente de la crítica, se decanta por señalar la presión como factor principal. Ésta teoría estipula que en el Barcelona la presión es compartida con todo el equipo. Mientras que, en la selección, la carga él solo en su espalda. Algo hay de cierto en eso. La prensa argentina es dura e injusta con él. Todo el tiempo lo comparan y le exigen resultados como los de Maradona; llevar al selectivo a ganar la copa del mundo.

Independientemente de la presión ejercida por los medios de comunicación o la afición, no puedes justificar tu rendimiento con ese argumento. Son jugadores profesionales y como tales, la crítica y exigencia son partes inherentes de su trabajo. Por lo tanto, tampoco es la hipótesis correcta.

Te interesa: “La odisea de Jacques Passy”

El síndrome Messianico

Finalmente, no queda más que centrarse en la tesis que postula que la causa proviene de él mismo. Quién sabe, quizá estemos ante la presencia de un nuevo síndrome como el del Jamaicón Villegas. Porque de que Messi puede, no hay duda; probablemente la incertidumbre sea si realmente quiere. O en todo caso, quiere, pero no puede.

Incluso el gran Jorge Valdano ha escrito recientemente en su columna para el diario El País que: En el Barça llega puntual a todos los balones. En la selección o llega antes, o llega después o no sabe dónde llegar. A lo mejor, en un futuro cercano será el mismo futbolista que aclare el tema. Mientras tanto, queda claro que Lio es dos jugadores en uno solo. El genio blaugrana y el desafortunado seleccionado argentino víctima del síndrome messianico.

Te interesa: “6 Futbolistas que jugaron en el llano por necesidad, parte 2”

Roberto Guzmán
Banner

Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Novedades de Internacional

Las divas mexicanas

La definición de “DIVA” nos lleva a pensar en una persona (figura
Ir Arriba